Inmótica, la antesala del futuro

May 1, 2018

Gracias a las nuevas tecnologías, y arropados por las crecientes ventajas que ofrece el Internet de las cosas (IoT), los edificios inteligentes han llegado para brindar soluciones, mejorar la eficiencia y reducir el consumo en nuestra sociedad.


Ahorrar energía, aumentar la seguridad e invertir en la calidad de los puestos de trabajo son los objetivos que persigue la implantación de sistemas de control abiertos en oficinas.

 

Los edificios inteligentes se caracterizan por estar equipados con sistemas de automatización y control de la iluminación, calefacción, refrigeración, ventilación, alarmas de intrusión e incendios, control de accesos, ascensores, video-vigilancia, telecomunicaciones, multimedia, robots, etc. integrados e interconectados entre ellos y a su vez a Internet. 

 

El objetivo de los edificios inteligentes es satisfacer las demandas referentes a aspectos como confort, seguridad, conectividad, eficiencia energética, operaciones y mantenimiento, cumpliendo con las normativas y la legislación vigente. Los Edificios Inteligentes abarcan todos los tipos de tipologías, incluyendo viviendas, comercios, oficinas, industrias, instalaciones deportivas, etc.

 

El consumo actual ha de velar por una gestión energética acorde con la responsabilidad ecológica. Este espíritu es precisamente el que mantienen estos sistemas inteligentes de control, que permiten mantener las condiciones óptimas, evitando el derroche de energía innecesario. Los edificios inteligentes ofrecen la oportunidad de gestionar el consumo de una manera mucho más acorde con las directivas de consumo más actuales y ecológicas.

 

La inmótica se define como la automatización integral de inmuebles con alta tecnología; es decir, edificios de grandes dimensiones. Esto conlleva una serie de ventajas como aumentar la seguridad, incrementar el confort, mejorar las telecomunicaciones, ahorrar en energía, reducir costos y tiempo, ofreciendo nuevas formas de entretenimiento, ocio y otros servicios dentro de dicho espacio.

 

No obstante, la inmótica está muy relacionada con la domótica, pero tiene características propias que la diferencian. Mientras que la domótica se encarga de la gestión energética de la vivienda de manera individualizada, la inmótica lo hace de forma integral para todo el edificio.

 

Está orientada a la automatización de complejos y edificios de uso terciario o industrial como pueden ser centros de ocio, hostelería, hoteles, hospitales, centros de salud, áreas comerciales, comunidades de vecinos, edificios de negocios, naves industriales, centros educativos, institutos, universidades, centros de discapacitados, ayuntamientos, instalaciones deportivas, gimnasios o aeropuertos, entre otros muchos.

 

Estos edificios inteligentes son los que permitirán construir las ciudades del futuro, las llamadas ciudades inteligentes (Smart Cities) que podrán gestionar de manera eficiente los servicios públicos y aportar valor y otras fuentes de ingresos.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

© 2017 CM AV Consulting All Rights Reserved

  • LinkedIn - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle